Especialidades en Odontopediatria


La Odontopediatría u Odontología Pediátrica es una especialidad de la Odontología definida por la edad, que brinda cuidado oral preventivo y terapéutico a infantes, niños y adolescentes, incluyendo aquellos que requieren cuidados especiales Fuente: ADA (American Dental Association) 

Como parte del tratamiento en ocasiones es necesario realizar terapias de acondicionamiento previas a comenzar su tratamiento dental de esta manera el niño se adaptará y se familiarizará con el área, el instrumental y todo lo que involucra su estancia en el sillón dental durante su tratamiento. Es importante recalcar que la actitud de los padres durante sus visitas al consultorio dental tiene un rol muy importante ya que en ocasiones esto determina el éxito o el fracaso de las visitas al odontopediatra. 


PREVENCIÓN 

En la práctica clínica cotidiana, las estrategias propuestas por el odontopediatra están orientadas a la modificación de la dieta, el uso de fluoruros, selladores de fisuras, disminución de los niveles de placa bacteriana y de otros agentes responsables de la aparición de la caries dental. 

El papel principal del odontólogo se basa en modificar estos factores, a través de un control mecánico y químico de la placa dental, aumentar la resistencia del huésped y cambiar la dieta. 

SELLANTES 

Los sellantes son resinas fluidas que se aplican a las fosas y fisuras de los dientes sanos, rellenando así los sitios donde se retiene el alimento y protegiéndolo contra la formación de caries. Se sugiere aplicarlos desde que el niño tenga sus primeros molares de leche; es decir, desde los dos años y medio de edad. 

Los sellantes de fosas y fisuras han demostrado ser agentes efectivos en la prevención de la caries dental, sobre todo en aquellas superficies del diente que tiene un mayor riesgo de ser afectadas. Los dientes tienen superficies irregulares formadas por cúspides y fosas, estas fosas son un ambiente ideal para la retención de placa bacteriana ya que es difícil eliminar con el cepillado habitual haciendo un ambiente ideal para la reproducción de bacterias iniciadoras de la caries dental, por tanto los sellantes actúan como una barrera física que impida la acumulación de bacterias patógenas y de sus sustratos evitando así la iniciación de caries dental en las fosas y fisuras del diente. 

CONTROL MECÁNICO Y QUÍMICO DE LA BIOPELÍCULA 

Los abordajes mecánicos y químicos ayudan a modificar la microflora bucal para promover la salud dentaria y periodontal. Las medidas de higiene bucal apropiadas asociadas a la intervención profesional preventiva ayudan a mantener una buena salud bucal 

El cepillado dentario y el uso de hilo dental en los espacios interdentarios son los recursos más comúnmente usados. El uso de medidas mecánicas requiere destreza manual y habilidades cognitivas. Los agentes antimicrobianos (enjuagues) complementan las medidas mecánicas y se han incorporado en pacientes considerados de mediano a alto riesgo. 

El papel de padres/madres es ayudar al niño/a durante el higiene bucal, tanto el hilo dental debe ser ayudado y supervisado por los padres. 

AUMENTAR LA RESISTENCIA AL HUESPED 


FLUÓR 


El uso de los fluoruros, conjuntamente con otros factores trae consigo grandes beneficios y es considerado hoy de gran importancia en la prevención de caries dental. 

El flúor se puede administrar tanto de forma tópica como sistémica, actualmente se considera la ingesta diaria óptima de flúor entre 0,05 y 0,07 mgF/día/kg61. Las fuentes de flúor son: dieta (agua, otras bebidas, alimentos, sal), dentífricos y suplementos de flúor. 

Debemos conocer que la ingesta de gran cantidad de flúor en un corto tiempo puede ocasionar efectos tóxicos, como también su exceso puede producir fluorosis en los niños que están desarrollando la dentición. Por ello, los preparados tópicos deben ser aplicados por el profesional. 

RACIONALIZACIÓN DEL CONSUMO DE HIDRATOS DE CARBONO 

La influencia que la nutrición tiene sobre la salud general y en especial sobre caries dental, debe motivar a los padres de familia en conocer más ampliamente este tema. 

Las propiedades físicas de los alimentos, la cantidad y frecuencia de la ingesta, el tiempo de duración del alimento en cavidad bucal, condiciones de riesgo presentes en el huésped y otros determinan cuánto daño se puede producir en cavidad bucal al consumir alimentos ricos en carbohidratos. 


EMERGENCIA DENTALES EN NIÑOS 


QUE HACER SI SE SALE UN DIENTE (AVULSIONES) 


La avulsión y la intrusión dentaria constituyen los desplazamientos traumáticos más controversiales y de difícil manejo de las piezas dentarias permanentes. 

Los Protocolos de atención publicados por distintas instituciones científicas, como la American Association of Endodontists, el Royal College of Surgeons of England y la International Association of Dental Traumatology son inconsistentes, pues brindan recomendaciones basadas en tratamientos experimentales y no incorporan importantes resultados de reportes de los últimos 5 años. Incluso, en uno de estos documentos se realiza una descripción incorrecta de la solución salina balanceada de Hank. 

Los estudios de laboratorio recientes establecen que solo existe buen pronóstico, para el caso de las piezas dentarias reimplantadas dentro de los 5 primeros minutos posteriores a la avulsión. Solo en estos casos existen posibilidades de que se regenere el ligamento periodontal y se logre una función normal. 

Si se realiza la reimplantación pasados estos 5 minutos, sucede otro proceso de reparación, que implica reabsorción de la raíz dentaria, anquilosis y que puede implicar a largo plazo la necesidad de una extracción dentaria. Los odontólogos deben explicar esto al paciente, a fin de que se tome una decisión informada. 

Del mismo modo, las intrusiones dentarias severas están relacionadas a resultados predecibles: las piezas dentarias que sufren una intrusión de más de 6 milímetros, no regeneran un ligamento periodontal funcional y suelen estar relacionadas a procesos de reabsorción radicular, que por lo general requieren a largo plazo la extracción dental. 

El principal beneficio es la satisfacción personal de tener una dentición más blanca que le permita al paciente sentirse cómodo y agradable con su sonrisa.